Home Acerca de nosotros
AddThis Social Bookmark Button
¿Quiénes somos?

La historia de este ministerio es una historia de dedicación, coraje, sacrificio, amor y milagros. La misma comenzó en Buenos Aires, Argentina en 1966 cuando su fundadora, una misionera con diecinueve años de experiencia en el campo misionero comenzó a orar la oración que Jesús nos enseñara: “Señor envía obreros a tu mies”.

 

Las multitudes de almas perdidas se habían vuelto una gran preocupación en el corazón de Gwen Shaw ya que sabía que muy pocas habían escuchado el Evangelio. Gwen Shaw comenzó a llorar y a pedirle a Dios que enviara mujeres a los campos de la cosecha. La hermana Gwen, nombre con el cual le conocen miles de personas, vio que a pesar de la gran necesidad que existía por predicadores del Evangelio en las naciones, muy pocos estaban respondiendo al llamado. Existía una falta de hombres y mujeres consagrados. La hermana Gwen vio como Dios estaba usando su vida de manera sobrenatural. Si los hombres no iban al campo misionero, seguramente existirían mujeres como ella que estuvieran dispuestas a consagrar sus vidas a Dios y vivir una vida de fe y obediencia de tal manera que las almas pudieran ser salvas. Así que comenzó a orar mientras regresaba al Oriente, su hogar..

 

Después de cuatro años de oración, Dios comenzó a llamar a las mujeres para trabajar con este nuevo ministerio que la hermana Gwen fundó llamado “End-Time Handmaidens” (Siervas del Tiempo Final en español). El nombre, el cual uno debe admitir que es único, es un nombre muy escriptural basado en Joel 2:28-29 y en Hechos 2:17-18. Al comienzo la visión del ministerio era únicamente ayudar a las mujeres a encontrar el llamado de Dios sobre sus vidas y su posición en el plan de Dios. Sin embargo pronto el resto del versículo se convirtió en una realidad: (”y sobre mis siervos y siervas derramaré mi Espíritu en aquellos días y profetizarán”) a medida que Dios comenzaba a agregar a sus siervos, los hombres. Después los niños querían que se les incluyera junto a su madre o padre y de esta manera también fueron aceptados como miembros “junior” en este ministerio para la familia.


En la actualidad el ministerio ha crecido e incluye muchas facetas diferentes. Es un ministerio basado en la oración y el ayuno, sin embargo mantiene la visión original de su fundadora la cual es las “misiones”. El ministerio en su totalidad está centrado en Cristo Jesús, con una visón misionera por las naciones del mundo.

 

A medida que el ministerio continuó expandiéndose surgió la necesidad de comunión y coordinación más cercana entre sus miembros en las diferentes regiones. Estos grupos comenzaron a ser conocidos como “ramas”. Cada rama local designa después de orar, de tres a cinco entre su propios miembros para ocupar un posición de liderazgo y responsabilidad. Las ramas se han convertido en centros poderosos de oración y ayuda para unir uno de los aspectos más esenciales de este ministerio de oración intercesora.