Home Artículos Tracts
AddThis Social Bookmark Button
¿Quién es Jesús?

¿Quién es Jesús?
La historia del Evangelio en cinco minutos escrita por Gwen Shaw
Para compras al por mayor: Precio =  0,05 cada uno

Idiomas disponibles afrikáans, amharic (Etiopia), árabe, búlgaro, cebuano (Islas Filipinas), chino (antiguo.), chino (escritura simple.), checoslovaco, inglés, estoniano, francés, alemán, griego, Hindi (India), húngaro, igbo (Nigeria), ilocano (Islas Filipinas), italiano, japonés, coreano, arábigo, kurdish, mongolés, nepalí, inglés pigmeo, polaco, portugués, romano, ruso, Shona (Zimbabwe), Sindebele (Zimbabwe), español, Swahili, Tagalog (Islas Filipinas), Tamil (India), telegú, tibetano, turco, ucraniano, urdu (India), vietnamés.

 

CREACION

Miles de años atrás Dios creó los cielos y la tierra. Creó el sol, la luna y las estrellas. Todos los árboles, las flores y vegetación fueron creados por el Dios de la creación. Dios creó los pájaros, los peces y los animales. Sin embargo la creación más hermosa de Dios fue el hombre.

Dios creó al hombre y cuando vio que estaba solo hizo a la mujer de la costilla de él para que fuera su compañera y le confortara. Dios llamó al hombre Adán. El esposo nombró a la mujer Eva.

Dios preparó un hermoso huerto llamado Edén para que fuera el hogar de Adán y Eva. No sabemos por cuánto tiempo Adán y Eva vivieron felices, sin embargo sabemos que mientras obedecieron a Dios y no pecaron fueron muy felices.


DOS ARBOLES ESPECIALES

Dios colocó dos árboles muy especiales en el huerto. Estos árboles no eran propiedad de Adán y Eva, pues pertenecían a Dios. Uno era el árbol de la vida; el comer de su fruto haría que la persona nunca muriera. El otro era el árbol de la ciencia del bien y del mal. Era obligación de Adán como esposo cuidar de todos los árboles del jardín. Adán y Eva podían comer del árbol de la vida, sin embargo tenían prohibido  comer del árbol de la ciencia del bien y del mal. Mientras comieran de este primer árbol no morirían. Sin embargo si desobedecían a Dios y comían del árbol de la ciencia del bien y del mal cometerían un gran pecado lo cual significaría que debían morir.

Dios no deseaba que el hombre conociera el mal, así que no quería que sus hijos comieran del árbol de la ciencia del bien y del mal. De la misma manera en que nosotros no deseamos que nuestros hijos aprendan lo que es el pecado y  participen de las cosas malas del mundo, Dios no quería que Adán y Eva perdieran su dulce inocencia. La inocencia es pura, limpia y santa.

ANGELES


Hace muchos años, antes de que Dios creara al mundo existía un lugar preparado por Dios en el cuerpo celeste al cual llamó cielo.  Dios creó miles de millares de criaturas celestiales las cuales le servían y adoraban. Conocemos a estas criaturas con el nombre de ángeles. Existía un orden perfecto entre este gran ejército celestial. Los capitanes a cargo del mismo eran los ángeles principales llamados arcángeles.

LUCIFER

En algún momento durante las edades pasadas uno de los ángeles principales cuyo nombre era Lucifer se volvió orgulloso y rebelde. Lucifer ganó a un gran número de ángeles para que estuvieran de su lado y juntos comenzaron una batalla astuta para apoderarse del poder del trono el cual pertenecía sólo a Dios. El resultado de esto fue que Dios castigó a Lucifer y a los ángeles que se habían rebelado echándoles fuera del cielo. Dios preparó un lugar de castigo para ellos. Este lugar de castigo es un lago de fuego terrible llamado infierno.

ENGAÑO

Como resultado de su caída Lucifer, quien es Satanás, odió a Dios y buscó una manera de vengarse de él intentando destruir toda la hermosa obra de la creación de Dios. Satanás fue al huerto en la forma de una serpiente y con sutileza y astucia engañó a Eva para que comiera del fruto del árbol de la ciencia y del mal. Eva le dio del fruto a Adán quien también comió de él.


EL CASTIGO

Dios castigó a Adán y Eva ordenándoles que salieran del huerto. El hizo esto debido a que ellos serían tentados a comer del árbol de la vida y de esa manera vivirían para siempre en sus pecados. Dios nunca podría tener comunión con el hombre a quien había creado para que tuviera comunión con él.

La maldición de Dios vino sobre la primera familia a causa de su pecado de desobediencia. A partir de entonces y hasta el presente todos sus descendientes, es decir las personas de este mundo nacen con un deseo de pecar. Esta naturaleza pecaminosa se manifiesta tan pronto como el niño puede hablar y algunas veces se manifiesta antes.

La tristeza de Adán y Eva cuando Dios les expulsó fuera de su hermosa casa fue muy grande. Sin embargo Dios les prometió que enviaría a un niño en la forma de hombre para que les liberara de la maldición del pecado.


LA PROMESA DE ESPERANZA

Por miles de años los padres repitieron a sus hijos esta promesa. Generación a generación esperó la venida del hijo que llevaría sus pecados y les haría libres de su juicio. Cada vez que las personas se desanimaban en la espera, Dios enviaba a sus mensajeros los profetas para alentarles a tener fe y esperanza y para que esperaran un poco más.


LA PROMESA CUMPLIDA


Durante el tiempo del liderazgo mundial del imperio romano hace más de dos mil años atrás, Dios cumplió su promesa. El prometió un niño-hombre llamado Jesús que significa "salvador". Dios dijo que este bebé el cual nacería de María, una virgen era la tan esperada promesa por un salvador del mundo. El ángel del Señor visitó a María y le preparó para la llegada del bebé. El ángel del Señor le dijo que su nacimiento sería un milagro porque el bebé no tendría un padre terrenal. María no estaba casada al momento de la concepción ni tampoco había tenido relación sexual con ningún hombre. Este no era un niño común sino que era el mismo hijo de Dios quien había estado dispuesto a tomar la forma de hombre y nacer como un bebé.


EL MINISTERIO DE JESUS


Jesús vivió en la tierra de Israel 33 años. A través de su amor le mostró a la gente el amor de Dios. Jesús sanó al enfermo: los ciegos recuperaron la vista, los cojos caminaron, los sordos recuperaron la audición y los mudos pudieron hablar. Echó fuera a los espíritus inmundos de aquellos que estaban poseídos, resucitó a algunas personas muertas e hizo otros milagros maravillosos. Las personas le amaban; y muchos creyeron en él y le siguieron; sin embargo los líderes religiosos estaban celosos de su gran poder sobre la gente y buscaron matarle.


JESUS CRUCIFICADO


Un día aprendieron a Jesús en las primeras horas de la mañana y le llevaron frente a los líderes religiosos y políticos; y después de un juicio injusto con testigos falsos que testificaron en su contra le condenaron a morir crucificado, el cual era el método de ejecución romano para los peores criminales.


JESUS RESUCITADO


Los líderes religiosos y políticos se regocijaron, aunque no por mucho tiempo. Porque tres días después de su muerte Jesucristo el Salvador del mundo se levantó de entre los muertos, salió de la tumba y se presentó a sus discípulos y amigos por cuarenta días quienes luego dieron testimonio de esto a otros. Después que Jesús fue llevado al cielo donde se encuentra hoy. A medida que Jesús ascendía al cielo dos seres sobrenaturales aparecieron de repente y les dijeron a aquellos que estaban mirando que Jesús regresaría de la misma manera que se había ido. Los cristianos de todo el mundo creen que el tiempo de su venida será muy pronto. Debemos mantener nuestros corazones preparados como si él fuera a regresar hoy.


¿POR QUE MURIO JESUS?


¿Por qué murió Jesús? ¿Murió porque no tenía poder para salvarse a si mismo? ¡No! El podría haber llamado a los ángeles del cielo para que descendiesen y le hicieran libre. Jesús era el poderoso hijo de Dios. Sin embargo él murió con un propósito. El murió para sufrir por nosotros el castigo del pecado. Dios, su propio padre le juzgó con el juicio que nosotros deberíamos haber tenido. Jesús restauró la comunión entre Dios y el hombre que el pegado había roto.

Este no es un cuento de hadas. Quizás le suene como algo extraño si nunca antes lo escuchó; sin embargo para nosotros los que hemos creído se ha convertido en nuestro consuelo, alegría y paz. Si cree que Jesús es el hijo de Dios y que murió por usted, recibirá también el perdón de sus pecados y la vida eterna. Jesús se volverá su Salvador. Jesús le ama y murió por usted. El desea que usted le ame y viva para él y cuente a otros esta historia que yo le conté.

Si le rechaza y se aleja del amor de Dios será castigado. ¿Cuál será su castigo? Será castigado en el lago de fuego preparado para Satanás y sus ángeles. Sin embargo si cree será salvo después que muera de este destino terrible  "Porque de tal manera amó Dios al mundo que dio a su hijo unigénito para que todo aquel que en él cree no se pierda mas tenga vida eterna" (Según el Evangelio de San Juan 3:16).


RECIBIENDO VIDA EN JESUS

Si después de leer este relato breve de la vida y muerte de Jesús desea convertirse también en su seguidor y pertenecer a la gran familia de Dios, incline su rostro ahora y ore esta simple oración:


"Padre que estás en los cielos vengo a ti y te confieso que soy pecador. Sé que hice muchas cosas malas y pecaminosas. No puedo cambiarme a mi mismo/a, pero tú puedes hacerlo. Te pido que me ayudes. Gracias Jesús por morir por mis pecados. Te doy gracias por llevar el castigo en mi lugar. Por favor perdóname ahora. Llévate mis pecados. Hazme un/a hijo/a de Dios. Te acepto como mi Salvador ahora. Te amo. Viviré para ti toda mi vida y si es necesario moriré por ti. Cambia mi vida y hazme puro/a y santo/a como lo eres tú. En el nombre de Jesús. Amén."